Las 6 etapas del marketing relacional que tienes que conocer

abril 24, 2019 - 0 Comentarios

Las etapas del marketing relacional son segmentos definidos y ampliamente estudiados que nos ayudan a crear nuestras propias estrategias de marketing enfocado en afianzar la relación con nuestros clientes y usuarios.

Etapas del marketing relacional

 

Antes de entrar en materia es preciso que tengas los conceptos claros para que puedas comprender más fácil cómo implementar una estrategia de marketing relacional. Si no lo sabes ¡no te preocupes! nosotros te contamos qué hacer.

¿Qué es el marketing relacional?

El marketing relacional es aquel que se enfoca en crear y fortalecer el vínculo entre la empresa y los consumidores más allá del producto o servicio que se ofrece.

No nos digamos mentiras, a todos nos encanta que las marcas nos tengan en cuenta, es así que nos casamos con un producto o servicio.

Pensando en esto, los académicos de la economía y el marketing han establecido las etapas del marketing relacional, a fin de que sin importar la estrategia se sigan una serie de pasos que permitan darle cuerpo a la misma.

¿Para qué sirve el marketing relacional?

El marketing relacional se enfoca en vincular a las personas con la marca a tal punto ,que estas posteriormente se queden con la marca y sigan comprando el producto o servicio. Y más aún, que se sientan parte de la empresa y el producto, así estarán dispuestas incluso a recomendarlo y defenderlo.

¿Cuáles son las etapas del marketing relacional?

 

Las etapas del marketing relacional siguen una secuencia lógica que ayuda a darle cuerpo a estrategias mayores, para así lograr sacarles el mayor provecho posible.

Crear bases de datos

Lo primero es recopilar la mayor cantidad de información que podamos sobre nuestros clientes. Correos, números de teléfono, fechas de cumpleaños, productos y cantidades compradas, record histórico etc.

Estos datos ayudan a crear diferentes estrategias y sirven de piso para pensar estrategias basadas en la interacción.

que es marketing relacional

Segmentar

Con respecto a lo anterior se pueden generar diversos tipos de segmentos dependiendo del tipo de campaña que queramos emprender o la estrategia que vamos a utilizar.

Clientes reiterados, clientes con compras mayores a cierta cantidad, clientes ubicados en x ciudad, o que cumplen años este mes. Son muchos los segmentos y estrategias basadas en segmentación que puedes generar.

Personalizar mensajes

Esta es una de las etapas del marketing relacional que cobran mayor importancia. No importa la cantidad de información que tengas o lo bien que la segmentes, si tus mensajes no son potentes abras perdido el trabajo.

Los mensajes deben estar pensados muy bien con respecto a los segmentos, tanto que el cliente sienta que se le está hablando directamente, y que se responde a sus necesidades y expectativas.

Interacción continua

Procura ponerte en el campo visual de tus clientes, pero no solo para entregarles publicidad, sino también para saber cómo están. Incluso un simple saludo puede causar un mejor efecto que una publicidad con toda tu información.

Afianzar la relación

El cliente es el centro de atención y así se lo debes haces saber. Un mensaje de cumpleaños, un agradecimiento por su compra, una encuesta de satisfacción de producto y otras estrategias pueden darle a entender a tu cliente lo importante que es para ti. ¡Aprovéchalo!

Clientes y decisiones

La última de las etapas del marketing relacional es en la que involucras a tus clientes en una experiencia más directa con tu marca. Lo puedes lograr dando la oportunidad de participar en la toma de decisiones. Esto lo puedes hacer por medio de encuestas sobre decisiones futuras o herramientas por el estilo.

Cuando el cliente se ve envuelto en el desarrollo de la marca puede generar estrechos vínculos relacionales y hacer parte más de una experiencia que de un proceso de compra.

¿Qué resultados puedo esperar?

Se espera que como resultado de las etapas del marketing relacional, finalicemos con un cliente estrella, dispuesto a defender la marca y a recomendarla. Y lo más importante, que integra la marca a su estilo de vida y a sus sentimientos.

Si la relación se da en buenos términos, difícilmente el cliente se vaya, incluso si con el tiempo cometemos pequeños errores (Inevitables en algún momento) El cliente estará dispuesto a entender las problemáticas de una empresa si de entrada siente que es parte de ella.

Esto parece un sueño dorado difícil de conseguir. Pero si sigues a conciencia cada uno de los pasos establecidos por las etapas del marketing relacional es probable que tengas éxito en mayor o menor medida.

Esperamos que todo quede lo más claro posible, de no ser así te invitamos a dejar tus dudas o aportes en la sección de comentarios.

 

 

¡Compartir es demostrar interés!



¡DEJÁ TU COMENTARIO! :)